miércoles, 19 de diciembre de 2012

Pasado, presente, futuro…


Todos tenemos “issues” (temas), psicólogos incluidos. Los habrá pequeños y grandes, pero todos los tenemos, al menos eso es lo que yo pienso. Porque nuestros “issues” o temas se gestan desde muy temprano, cuando somos muy pequeños y nuestra mente y nuestra visión del mundo nos es presentada por las personas en nuestro entorno.

Todos tenemos el potencial para trabajar nuestros temas. Podemos ir a terapia. Los psicólogos también vamos a terapia. Que feo un psicólogo que no lo haga (al menos cuando así lo necesita). Después de todo, uno va a terapia para estar bien, y si uno está bien, las personas a nuestro alrededor también lo estarán (y si no quieren estarlo, ya es un tema individual de ellos y deja de ser nuestro).

En el caso de los psicólogos, tenemos doble responsabilidad, no solo por estar bien nosotros, para nosotros, sino también estar bien para nuestros pacientes (o clientes, dependiendo de la corriente terapéutica). Nuestra psiquis es una herramienta de trabajo, y la ponemos al servicio de quienes atendemos en consulta. Hay que mantenerla afinada, hay que darle limpieza, higiene y mantenimiento.

Esto nos permite ver a nuestros pacientes (o clientes) desde tres perspectivas: los vemos como terapeutas, los vemos como seres humanos y los vemos como pacientes (o clientes). Porque el psicólogo es un “trabajo en proceso”, aprendiendo y descubriendo cosas nuevas cada día. Lo aprendemos académicamente, lo aprendemos de nuestros pacientes como sus terapeutas y lo aprendemos de nuestros terapeutas como pacientes.

Cada vez que yo voy a terapia, me siento en el sofá del consultorio de mi terapeuta y me convierto, durante una hora de 55 minutos, en paciente (o cliente, o, por qué no, los dos) y aprendo algo nuevo, descubro algo nuevo.

Nuestro pasado, presente y futuro están unidos por un hilo conductor. Esto nos muestra como un evento muy temprano en nuestro pasado, perdura, se encadena y tiñe cada evento que le sigue, a lo largo del pasado, a través del presente y proyectándose hacia el futuro, si dejamos que ese tema se quede ahí, sin ser atendido, sin descubrir por qué nos hace tanto ruido o nos revuelve, sin ser elaborado, sin ser procesado, re-procesado, elaborado y resuelto.

A mí me gusta la idea de un pasado, un presente y un futuro con temas elaborados y resueltos (no se imaginan lo rico que se siente despedirse de un tema y declararlo cerrado, resuelto y obsoleto). ¿Se imaginan? Si lo pueden imaginar, y les gusta lo que ven, los invito a sentarse también, al igual que yo, al menos una vez a la semana (o cada vez que puedan o su cuerpo, mente y alma se los pidan), en el sofá de la psicoterapia, atreverse a ver esos temas del pasado que tanto ruido nos hacen para que la bulla no nos distraiga en nuestro presente y futuro. ¡Que estén bien! - Izzy

No hay comentarios:

Publicar un comentario